La actividad económica en la Comarca Tierra de Pinares está claramente diferenciada en tres sectores: el agrario y forestal, el agroindustrial y el sector servicios.

Pero antes de entrar en detalle, cabe destacar los siguientes datos socioeconómicos, referidos al año 2014.

El primer dato que se tiene en cuenta al estudiar la actividad económica en la Comarca de Tierra de Pinares es que el 62,53 % de los trabajadores son por cuenta ajena. Siendo el porcentaje de trabajadores autónomos una cifra importante, con un 37,47% de afiliados a este régimen. De toda esta población, el 36,40% se emplea en el sector Servicios, el 36,21 % en el sector Industrial, seguidos de la Agricultura con un 16,24 % y la Construcción con un 11,05%.

Desde el año 2006, el porcentaje de afiliados al sector Servicios ha disminuido casi en un 5%, el de la construcción alrededor de un 4%, mientras que el de afiliados al sector agrícola ha disminuido en 7,76%. En contraposición el sector industrial ha aumentado notablemente, alrededor de un 16%, en parte por el desarrollo de las empresas agroalimentarias y la proliferación de empresas de aprovechamientos forestales, con un repunte en el sector de la transformación de la resina.

Sin embargo, aunque el sector primario no sea el que cuente con más afiliados, y haya experimentado una disminución, sigue siendo un motor de desarrollo de la comarca.

Ha habido un aumento significativo del paro en los últimos seis años, debido a la crisis económica que comenzó en el año 2008. El 10,27 % de la población activa es desempleada, estando Cuéllar a la cabeza con un 39,05 %. Prácticamente, el desempleo afecta por igual a hombres y a mujeres. En los hombres el paro afecta mayoritariamente a edades por encima de los 45 años. En las mujeres afecta más a edades entre los 25 y 44 años (jóvenes). Por sectores económicos, el desempleo afecta al sector servicios en mayor medida, registrando un 48,88% de parados en dicho sector, seguido del sector primario con un 25,51%.

Se detecta que existe una elevada temporalidad en la contratación, siendo el 90% de los contratos realizados durante 2014 temporales.

El sector servicios es el que más empresas reúne, el 42,78%, seguido del agrario con un 21,97 %, el industrial con un 19,16 % y la construcción con un 16,09%.

SECTOR PRIMARIO

Cabe destacar que el sector agrario comarcal tiene un peso relevante en el conjunto de la región, con una elevada aportación al valor de la producción primaria regional.

En los últimos años ha habido un importante crecimiento de la producción hortofrutícola en El Carracillo. En este sentido, aprovechando las apropiadas características climáticas y del suelo (suelos arenosos, sueltos y profundos), y gracias a unas esmeradas técnicas de cultivo, se ha logrado que sus productos adquieran la calidad y rentabilidad suficientes para situarse entre los punteros de España. Entre los productos cultivados en esta comarca cabe destacar zanahoria, patata, puerro, cebolla, ajo, endibia, maíz dulce, remolacha roja, chirivía, planta de fresa,… así como otros de menor producción: varios tipos de coles, lechugas, guisantes, calabacines, tomates…

La superficie del cultivo de hortalizas en la provincia de Segovia se concentra en El Carracillo y pueblos de los alrededores, tales como Navalmanzano, siendo el cultivo de hortalizas muy característico de esta parte de la Comarca de Tierra de Pinares, generando gran cantidad de puestos de trabajo.

El cultivo de la vid y la elaboración de vinos se encuentran circunscritos a la zona de producción de Valtiendas, al norte de la provincia de Segovia. Los vinos recogidos por esta Denominación de Origen Protegida son tintos y rosados, siendo la variedad principal la Tinta del País, y estando autorizadas también Cabernet Sauvignon, Syrah, Garnacha, Merlot como variedades tintas, y Albillo como variedad blanca.

La producción ganadera representa un motor de primer orden para la economía comarcal. Su elevado grado de implantación, más las grandes posibilidades de transformación y comercialización a través de una agroindustria local, le confieren un elevado potencial en la Comarca.

El ganado porcino es el gran protagonista, en primer lugar por la reputación gastronómica de los cochinillos, pero sin olvidar todos los derivados y embutidos, pasando por el jamón serrano, reconocido por su elaboración artesanal y sus parámetros de calidad. En este contexto la comarca aporta más de la mitad de la producción provincial, lo que puede dar una idea del peso que este sector tiene para la economía local. En general la producción de porcino está presente en mayor o menor escala por casi toda la comarca, pero destacan tres núcleos fundamentales; en primer lugar la zona de Cuéllar y términos cercanos, un segundo al Sudeste de la comarca, con Cantalejo, Turégano y municipios cercanos y otro entorno a Carbonero el Mayor.

Aunque resulte secundaria en cuanto al peso dentro del conjunto ganadero, las explotaciones avícolas para producción de carne y huevos son relevantes en la comarca, concentradas básicamente en la zona de Cuéllar, aunque también importantes los municipios de Pinarejos y Remondo.

En cuanto al ovino en nuestra comarca tiene especial importancia la raza churra, que se localiza en toda la franja Norte, con aptitud fundamentalmente de leche, pero que destaca sobre todo por la calidad excepcional del lechazo.

La importante actividad ganadera en la zona llevó a la Junta de Castilla y León a promulgar un Decreto identificando las zonas vulnerables a la contaminación del agua por las filtraciones que esta actividad genera. Así, se aprobó el Código de Buenas Prácticas Agrarias, para que los agricultores adopten medidas para reducir la posible contaminación.

La masa forestal de casi el 34% de la superficie total de la Comarca, que a su vez representa el 45% de la superficie arbolada de la provincia, nos muestra la importancia de los recursos forestales.

El oficio del resinero ha estado vinculado a esta comarca desde la antigüedad y a el se hace referencia en todos los cuadernos y tratados de costumbres y tipos. La actividad cayó en declive cuando aparecieron los derivados sintéticos, pero en los últimos años ha habido una mejora de este sector debido al repunte en la demanda, lo que ha dado lugar a que las fábricas de obtención de derivados de la resina pasen de trabajar del 10% de su capacidad de producción, al 100%.

El otro producto de importancia son los piñones, obtenidos del Pinus pinea o pino piñonero, cuya producción se localiza al Noroeste de la comarca (Mata de Cuéllar, Fresneda de Cuéllar, Villaverde de Íscar…). La demanda nacional se dirige a la costa Este, desde Gerona hasta Murcia.

Por otro lado la explotación y aprovechamiento de recursos micológicos puede ofrecer buenas oportunidades para la creación de industrias conserveras o de actividades de ecoturismo.

INDUSTRIA

Existe una relevante La actividad industrial se concentra en los subsectores de la Agroindustria, la Construcción y las Industrias de la Madera.

Existe una relevante actividad agroindustrial, que constituye uno de los principales motores económicos de la Comarca. El subsector de la Agroindustria merece especial atención por las implicaciones que puede tener de cara a un desarrollo coordinado con el sector agropecuario, que supone una de las principales fuentes de riqueza de la Comarca.

Otro pilar fundamental para el desarrollo del sector son las industrias de transformación de recursos forestales: resina, piñones, madera, … o la creación de industrias en torno a recursos que actualmente tienen un escaso o nulo aprovechamiento, como la micología, la producción de oxígeno, … Otra de las oportunidades de desarrollo de la comarca en este sector es el aprovechamiento de residuos forestales y de la transformación de la madera con fines energéticos, a través de su aprovechamiento como biomasa.

Es importante el fortalecimiento de los ejes Segovia- Valladolid y Cuéllar- Cantalejo para el desarrollo del tejido industrial, siendo Cuéllar el núcleo principal de la actividad industrial, junto a Carbonero el Mayor, Sanchonuño y Cantalejo.

El reducido tamaño de las empresas dificulta la comercialización de los productos, la ampliación de los establecimientos, la introducción de innovaciones tecnológicas y la gestión para aumentar la competitividad. Se detecta además una necesidad de potenciar el asociacionismo.

SECTOR SERVICIOS

Dado el amplio abanico que este sector recoge, se encuentra representado por toda la Comarca, si bien existen zonas de mayor concentración del mismo, que se corresponden con los principales municipios: Cuéllar, Cantalejo y Carbonero el Mayor. Tampoco conviene olvidar otra serie de municipios como Navalmanzano, Fuentepelayo, Aguilafuente, Turégano, Cabezuela, Sacramenia, Olombrada…que ofrecen servicios de proximidad.

Aún así, existe un bajo índice de actividad comercial en los principales municipios de la Comarca, comprobando que el comercio está debilitado.

Según el sistema de información estadística de la Junta de Castilla y León de 2012, en la comarca predominan las licencias de actividad de comercio, restaurantes, hospedaje y reparaciones con un 80% del total. Otros servicios suponen el 10%, seguidas de las instituciones financieras y de seguros con un 9%. Por último se sitúan las actividades de transportes y comunicaciones con tan solo el 1%.

Tradicionalmente la Tierra de Pinares Segoviana no ha sido una comarca turística. Sin embargo, en los últimos años ha habido un desarrollo de la oferta de establecimientos turísticos, especialmente en la mitad este de la comarca, y una creciente oferta de turismo activo, de aventura y de observación de la naturaleza; por lo que se ha optado por valorizar los recursos turísticos, aprovechando así las posibilidades que ofrece el patrimonio histórico – artístico, gastronómico y medioambiental de la zona. Aún así quedan grandes posibilidades de desarrollo del sector turístico. También se detecta la necesidad de desarrollo del sector de la restauración para integrarse en dicho desarrollo turístico. Además es necesario una mayor implicación del sector turístico en ofrecer comarca y productos comarcales.

Por último cabe citar el escaso grado de implantación comarcal de las actividades artesanas como iniciativas empresariales económicas. la Artesanía es un importante elemento diversificador que suele complementar la renta de los habitantes, sobre todo en las zonas más desfavorecidas. En la Comarca de Tierra de Pinares no existe una preponderancia clara de una actividad artesanal sobre otra, aunque sí es mayor el número de artesanos dedicados a la cerámica que a otras actividades artesanales. Es de señalar el aprovechamiento que los artesanos hacen de las manifestaciones culturales y tradiciones populares, siendo habitual su participación y colaboración con cuantas ferias y fiestas se organizan en la zona.