Los límites naturales de la comarca Mar de Pinares en el conjunto provincial vienen definidos por las estribaciones del macizo de Sepúlveda, el monte de la Sierra de Guadarrama, el cauce del río Pirón y el páramo castellano cuyos accesos principales están en Cuéllar y Cantalejo. La Tierra de Pinares condiciona la mayor parte del paisaje de la comarca y permite que todos los municipios tengan una fuente de recursos para sus viviendas y trabajo. El medio físico de esta comarca se caracteriza por diversos factores:

  • Altitud media

    852 metros sobre el nivel del mar, con una desviación en torno a 110 metros entre los municipios. Lo que pone de manifiesto la uniformidad de la zona y su situación dentro del territorio.

  • Formaciones geológicas

    Gran unidad morfoestructural en la Cuenca del Duero con páramos, relieves tabulares y las campiñas, llanuras arenosas modeladas en suaves lomas o extensas planicies entre la red de drenaje.

Tierra de Pinares

Desarrollada desde el río Duratón al Voltoya es una zona de carácter depresivo entre los macizos satélites y los páramos. Su característica principal es que los estratos del Mioceno se encuentran recubiertos por arenas cuaternarias que por acción del viento formaron dunas en los interfluvios y fijadas por el pinar. Las aguas de lluvia penetran fácilmente en las arenas, siendo su nivel freático cercano a la superficie y no pudiendo formar red fluvial continua.

Páramo castellano

Está formado por una fina franja de dirección este-oeste en la parte más septentrional de la provincia que desde la zona de Cuéllar y tiene una altura entre los 850 y 900 metros, compuesta por materiales no afectados por orogenia ni por procesos que den lugar a cuenca sedimentaria. El relieve es de suaves superficies y cerros con valles. Esta zona se asoma a modo de balcón a la masa de pinares y en la franja que delimitan se enclavan parte de los municipios de la comarca, aprovechando las tierras libres para el cultivo.

Macizos satélite

Dependiente del Sistema Central en alineación NE-SW, el de mayor desarrollo es el macizo de Sepúlveda situado en la parte oriental de la provincia. Insertos en medio de la llanura, se encuentran algunos de pequeño tamaño (zona de Zarzuela del Pinar, de Lastras de Cuellar, de Carbonero el Mayor), y en algunas poblaciones más periféricos del sureste de la Comarca (barrios de Turégano).

  • Hidrología

Sistemas fluviales

En la comarca, se encuentran los ríos Pirón y Cega, que han abierto valles amplios en las arenas cuaternarias. El río Duratón atraviesa el extremo oriental de la comarca por el páramo, donde discurre encajonado entre las rocas calizas erosionadas hasta el embalse de las Vencías. La cuenca más al oeste de la comarca es la del Eresma.

Sistemas lagunares

Constituyen los únicos humedales enclavados en sistemas dunares que existen en España, a excepción de los de Doñana, distinguiéndose de ellos en que las lagunas de Tierra de Pinares están enclavadas en un arenal de tipo continental. La red de lagunas muestran un régimen hídrico estacional de origen variado: desde complejos endorreicos como el de Cantalejo a lagunas ubicadas en planos hundidos de falla como Lastras de Cuellar.

También es posible encontrar lagunas o charcas artificiales, como la cría de tencas (Tenqueras), la acumulación de reservas de agua para el riego o la disponibilidad de agua para el ganado y lagunas aisladas de menor importancia como los Bodones y la zona del Carracillo y el Espadañal.

Acuíferos subterráneos

Pertenecen a la cuenca del Duero y están identificados con los números 8 y 11 entre los que se encuentran: Cuéllar, Frumales, Perosillo, Membibre de la Hoz, Adrados, Hontalbilla, Cozuelos de Fuentidueña, Olombrada, Fuentesaúco de Fuentidueña, Aldeasoña, Laguna de Contreras, Fuentepiñel, Calabazas, Fuente el Olmo de Fuentidueña, Fuentidueña, Torrecilla del Pinar y Lastras de Cuéllar.

El acuífero número 11 se sitúa al SE de la cuenca del Duero y los términos municipales que comprende son: Lastras de Cuéllar, Hontalbilla, Torrecilla del Pinar, Fuente el Olmo de Fuentidueña, Fuentidueña, Cobos de Fuentidueña, San Miguel de Bernuy, Navalilla, Fuenterrebollo, Cantalejo y Cabezuela.

  • Vegetación

Campos de cultivo

Aparte de los cultivos humanos se encuentran lindazos, veredas, pequeñas vaguadas, campos abandonados e islas de terreno sin cultivar los restos de la vegetación original. También hay manchas de encinar, melojos o quejigos y numerosos árboles sueltos. Entre las especies herbáceas que se han adaptado a este biotopo se encuentra la grama, la amapola, la corregüela, la clavelina, entre otras.

Zonas de ribera

La vegetación de ribera está formada por múltiples especies de acuerdo con su proximidad al curso fluvial se pueden apreciar diferentes bandas de vegetación: una formada por especies herbáceas que tienen parte de tallo y las hojas fuera del agua de margen, como por ejemplo juncos, enea, espadaña, carrizos, etc. Otra formada por especies leñosas como saucedas y alisedas. Y una tercera franja de vegetación compuesta de especies que necesitan humedad edáfica que la forman las choperas y alamedas así como áreas herbosas más o menos hidrófilas.

Pinares

Destaca la gran masa de pinares que se extiende de oeste a este de la Comarca en una franja del 38% de superficie de la misma y un 35% de la superficie forestal de la provincia. Casi el total de la superficie corresponde a Pinus pinaster y un pequeño porcentaje a Pinus pinea. El aprovechamiento principal del primero es maderero en aserrío o aprovechamiento resinero cuya producción y rendimientos superan la media nacional. Del pequeño porcentaje de Pinus pinea se obtiene la producción piñonera.

  • Fauna

Campos de cultivo

Estos lugares albergan una fauna que presenta tonos ocres y pardos para mimetizarse con el paisaje. También abundan otros animales como liebres, ratones, topillos y culebras. La abundancia de grano permite la presencia de grandes bandadas de palomas, grajillas y estorninos que vienen de otros lugares a alimentarse.

Zonas húmedas: riberas y sistemas lagunares

La ribera de los ríos gozan de unas características climáticas especiales y ello hace que esta zona sirva de hábitat permanente u ocasional de gran cantidad de especies animales: truchas, barbos, carpas, bermejas, black-bass, gobios, culebra viperina, rana de san antonio, sapo corredor y común. Por lo que respecta a los mamíferos destacan musarañas, ratas de agua y hurones. El tejón, el erizo, el zorro o la gineta también frecuentan estas zonas. Las aves son muy numerosas, gracias a la cigüeña común y la cigüeña negra.

Páramos

Los animales que viven en los páramos están adaptados al medio difícil e inhóspito, a la cubierta vegetal escasa y a las duras condiciones climáticas y permite que multitud de rapaces puedan cazar ratones de campo, topillos, liebres, conejos, culebras, lagartijas, lagartos o pequeños pajarillos. Las aves tienen un plumaje con una coloración en consonancia con el medio en el que habitan como la alondra de Dupont y cogujadas. La perdiz roja es sin el ave más característica y conocida de los espacios abiertos. También en estos lugares se observa la liebre ibérica y una ingente avifauna de lo más variado. Algunas de estas aves como estorninos y zorzales, junto al zorro, buitres, alimoches y córvidos.

Pinares

Son relativamente comunes los mamíferos como el tejón, la comadreja, ratoncillos, ardillas y aves como el carbonero, el herrerillo, la paloma torcaz, la tortola, y el milano real, entre otros. También aquí aparecen con frecuencia la culebra bastarda y el lagarto ocelado.

  • Clima

Áreas protegidas: Red Natura 2000 y zonas húmedas

La Comarca Tierra de Pinares (170.480 Ha), tiene delimitadas como Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPAs) el 7,74% de su superficie. De las 70 ZEPAs declaradas en Castilla y León, dos son las zonas que afectan a este territorio:

  • Lagunas de Cantalejo (12.302,46 Ha): Aguilafuente, Cabezuela, Cantalejo, Fuentidueña, Lastras de Cuellar, Sauquillo de Cabezas, Turégano y Veganzones.
  • Turégano (907,49 Ha), la Sierra de Guadarrama .

Por otro lado, la superficie en la comarca propuesta como Lugares de Importancia Comunitaria (LICs), relativa a la conservación de hábitats naturales y de flora y fauna silvestres, ocupa el 6,97% del total del territorio comarcal. De los 120 LICs declarados en Castilla y León, cuatro son las zonas que afectan al territorio propuesto para la aplicación del programa de desarrollo:

  • Lagunas de Cantalejo (10740,35 Ha): Aguilafuente, Cabezuela, Cantalejo, Fuentidueña, Lastras de Cuellar, Sauquillo de Cabezas, Turégano, Veganzones y parte del Monte Público nº 48, Común Grande de las Pegueras
  • Sierra de Guadarrama (901,59 Ha): abarca una parte del municipio de Turégano.
  • Riberas del Río Cega (218,52 Ha): Embalse Bodón de la Ibienza y deja la provincia de Segovia por Mata de Cuellar.
  • Riberas del Río Adaja y sus afluentes (21,30 Ha): términos municipales de Carbonero el Mayor y Villaverde de Íscar correspondientes a las riberas del río Eresma.

Dentro de la Red de Espacios Naturales se incluyen Zonas Húmedas Catalogadas entre los que se encuentran las zonas de Cantalejo y Lastras de Cuéllar y se especifican las acciones que quedan prohibidas en estas zonas, entre ellas los vertidos, los residuos y la desecación o las acciones que las favorezcan.